Registrar una Vivienda como turística

Hay un tema que poco se ha hablado, pero que se ha transformado en una problemática para el sector del turismo, específicamente dado por la conflictiva convivencia entre locales y turistas, donde la construcción de nuevos recintos hoteleros ha generado nuevas políticas severas para paralizar su expansión sin límites.

Debido a la gran cantidad de turistas que España recibe año tras año en diferentes localidades del país, se ha originado un verdadero mercado negro de lugares turísticos que en realidad no lo son, principalmente porque no cuentan con la licencia respectiva. Es el caso de Barcelona y Sevilla, las dos ciudades más visitadas de España y que más turistas acogen cada año.

El caso de Barcelona es aún más drástico. Ya que, desde hace años los hoteles y turistas asumen un impuesto diario adicional por el uso del servicio, pero además ahora se ha aprobado una ley en Barcelona que restringe la construcción y rehabilitación de los hoteles ya existentes en la zona centro, siendo más flexibles en la periferia de la ciudad pero dentro de unos límites. El caso de la ciudad hispalense no es tan restrictivo por el momento, aunque se prevén acciones más duras si se agrava la problemática.

Esto no hace más que agravar la situación y que se originen este tipo de alojamientos alternativos como los llamados pisos turísticos y otros tipos de viviendas turísticas que en muchos casos no tendrían tampoco licencia para operar como alojamiento turístico.

Este es un asunto que afecta de lleno a la industria inmobiliaria, ya que, además en este caso las inmobiliarias junto a los hoteles están a favor de las multas a viviendas turísticas sin registrar. Se hace necesaria una normativa general para este sector, sobre todo porque salen claramente perjudicados al no ser una competencia legal las viviendas turísticas alternativas, y tampoco garantizan unos estándares mínimos de calidad para los turistas, resultando un daño general a todo el sector turístico español.

Cuál es el problema aquí, es que Hacienda no controla si un piso tiene licencia para alquiler turístico o no.

La principal razón de porqué el dueño de una vivienda no declara su inmueble como vivienda turística, es porque el propietario dejaría de beneficiarse de la deducción por vivienda habitual. Al contrario, tendría que empezar a pagar un impuesto adicional.

Pero al final los beneficios de tener una vivienda registrada como turística son mayores que los costos, sobre todo si se invierte en dar un servicio de calidad al cliente.

Para registrar una vivienda como turística se debe adjuntar una declaración responsable de inicio de actividad en el área provincial de turismo de la comunidad autónoma donde se registre la vivienda y cumplir los requisitos que establezca dicha entidad, como tener la vivienda en buenas condiciones, disponer de un teléfono 24 horas y servicio de mantenimiento, así como hoja de reclamaciones, entre otras disposiciones.

Nosotros creemos firmemente en que los registros oficiales regulan la calidad del sector y dan mejores garantías a los clientes que deciden utilizar ese inmueble, ya que al no estar como servicio formal, los costos involucrados ante problemas con el usuario, reclamos, daños a la propiedad, ,multas, temor de ser descubiertos, y muchos otros costos involucrados, sobrepasan por lejos la inversión inicial de hacer las cosas bien.

¿Sabías de esta problemática?

¿Eres de los que no tiene en cuenta los registros formales y te has hospedado en viviendas no registradas? 

¿Te fijas antes de alquilar una vivienda turística que ésta esté registrada oficialmente?

Si quieres conocer más, acerca del sector inmobiliario, no dejes escapar la oportunidad de formarte como Asesor inmobiliario de Aucal.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

dos × dos =