Homestaging para vender o alquilar una vivienda en tiempo récord

Homestaging es un método de comercialización que arrasa en el mercado español y parece que ha llegado para quedarse. Es un término anglosajón que significa “casa puesta en escena” y se originó en EEUU allá por los años 70. Surgió a raíz de una gran oferta y escasa demanda inmobiliaria, y llegó a Europa en los años 90.¿ El objetivo de esta técnica? Impulsar el valor de la propiedad a través de la reconversión, sin grandes reformas, de un producto inmobiliario. ¿El resultado? El precio se ve aumentado, en ocasiones, hasta un 40%. Por otro lado, el tiempo de venta o alquiler disminuye de manera considerable.

¿Qué es el homestaging?

Durante los años 70 se produjo un desequilibrio entre la oferta inmobiliaria y la demanda en EEUU. Había demasiada oferta de viviendas y poca demanda. Dicen que “hambre” agudiza el ingenio, y eso es lo que impulsó al mercado a reinventarse y crear esta técnica de marketing para concebir casas más atractivas. Esto funcionó como un imán de ventas: los inmuebles se vendían con mayor rapidez y los potenciales compradores se mostraban dispuestos a pagar más.

El truco para vender más tiene procedencia en algo que los especialistas de marketing conocen muy bien: las emociones. Así, la vivienda se presenta, además de un bien tangible de calidad, como una experiencia para el potencial comprador. El acto de comprar una casa es, en origen, una pulsión emocional, es el lugar donde el inquilino vivirá, en el sentido más amplio de la palabra.

Ahora bien, ¿cómo llevar esto al plano material? El homestaging se basa en pequeñas reformas. Va más allá de decorar o limpiar la casa. Se trata de hacer que parezca más grande, luminosa, limpia y cálida para atraer compradores.

Este método consiste redecorar con la finalidad de modernizar y despersonalizar la vivienda para gustar y llegar a un mayor público. El espacio se despeja, ilumina, organiza, limpia y repara, dando la sensación de una reciente reforma, lo cual multiplica su valor. Neutralizar no implica eliminar el diseño, que también se añade en pequeños detalles. El homestaging es lo opuesto a la decoración, que se trata de llevar a cabo proyectos de diseño orientados basándose en los gustos personales del cliente. Con esta técnica se consigue resaltar los puntos fuertes y minimizar los débiles.

Gracias a este procedimiento los compradores se encontrarán con una imagen más seductora del inmueble, ya sea a través de una plataforma virtual o una visita física. Para el potencial inquilino, la diferencia entre una vivienda reconvertida a través de esta técnica y otra que no lo está es muy notable. Lo que le hace decantarse por aquella que le resulte más atractiva.

Menor tiempo de venta o alquiler

Según Key Impressions, portal especializado en este método, los inmuebles preparados con homestaging se venden un 80% más rápido en comparación con aquellos a los que no se les aplicó esta técnica. Además, el precio se ve aumentado de media un 17%. Esto supone un tiempo récord de venta o alquiler.

Esta técnica cuenta incluso con una asociación en España, ,Asociación Home Staging España (AHSE), que ha llevado a cabo un estudio según el cual un 75% de los pisos en venta que recurrieron a esta técnica se vendieron en menos de 3 meses: el récord se sitúa en 38 días. Estos plazos son inferiores que los del mercado, donde el tiempo medio de venta asciende a 10,5 en España y 6,7 meses en Madrid. Además, con homestaging se incrementa el precio del piso en un 40% de los casos.

El mismo estudio demuestra que, en un 81% de los casos, el inmueble se ha arrendado en menos de 15 días y en el 59% en menos de siete días. Subijana, encargada del estudio aclara que “los propietarios de viviendas que iban a destinar al alquiler, no se esforzaban en prepararlas, ya que desconfiaban de cómo se la iban a mantener los inquilinos, pero ahora el arrendatario es más exigente”. Todo tiene su porqué: “Si el cliente acude al mercado de alquiler y se encuentra 99 casas en mal estado, con muebles viejos, feos y descuidados, no la alquilará”.

Todo esto se traduce en rentabilidad para el propietario: se ahorra los costes que genera tener una vivienda parada durante un largo periodo tales como gastos de comunidad, suministros..etc.

¿Cuáles son las técnicas que utiliza el homestaging?

Los profesionales de este método son artistas capaces de aprovechar el espacio y la luz, resaltar los puntos fuertes y mejorar los débiles. Algunas claves son:

  • Lo funcional adquiere un sentido estético. El mobiliario y menaje básico cobran una dimensión estética que se adapta a un diseño actual y neutro.
  • Despersonalizar y descongestionar el espacio.
  • Añadir elementos neutros de diseño que capten la atención.
  • Una vivienda vacía vende menos porque el inquilino tiene que imaginarse viviendo allí. Se añade mobiliario, aunque sea barato y se dispone de manera habitable.
  • Reportaje fotográfico de calidad. Es necesario un buen fotógrafo que sepa captar los puntos fuertes de la vivienda.

Con estos métodos no se pretende engañar al comprador y crear un espacio que no existe. Se resaltan los puntos débiles para atraer al potencial cliente a través del primer escaparate: internet.

¿Qué opinas de esta técnica?

¿Crees que es efectiva?

¡Esperamos tu opinión!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

3 × 2 =