Qué es el Tribunal de Justicia de la Unión Europea para el mercado inmobiliario

El tema de la vivienda ha sido muy difícil durante mucho tiempo, lo cual afecta directamente a los ciudadanos, ya que el sueño de la vivienda propia muchas veces se frustra frente a las leyes hipotecarias, a los altos precios del mercado, tanto para comprar como para alquilar, y así suma y sigue.

El derecho a la vivienda

Si partimos de la base que todo ciudadano tiene derecho a una vivienda, debemos entender que el Gobierno con sus respectivas leyes ayudará a que se cumpla ese objetivo. También influyen muchas variables en la compra o alquiler de una vivienda.

El tema de la vivienda tiene muchas aristas, se ha convertido en un problema a través del tiempo por una u otra razón, ya sea por las leyes abusivas o por los altos precios de compra. Incluso se ha llegado al desahucio por no pago, con las consecuencias dramáticas que ello significa para una familia.

Después de la crisis financiera del año 2008, la consecuencia más dramática, el desahucio, sigue vigente hasta estos días. Pero ha habido un cambio significativo, y de la reducción del desahucio se ha pasado a las ejecuciones hipotecarias, mientras que los lanzamientos o expulsiones por impago de alquileres ha crecido y representa el 66% del total.

“En el primer semestre de 2019 se han producido 38.507 lanzamientos por impago de alquiler, más que en 2015 y 2016”.  Según el portal elpais.com

Si hablamos de las reformas legales de los últimos años, podemos decir que no se han solucionado todos los problemas, han sido meros parches. Pero quien ha hecho cambios significativos ha sido el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Lamentablemente, “las exigencias europeas han sido adaptadas con retraso y de manera muy insuficiente, tanto por el Legislativo como por el Tribunal Supremo”.

Por dar un ejemplo de lo anterior ,“la sentencia del Tribunal Supremo del pasado 11 de septiembre sobre las cláusulas de vencimiento hipotecario que facilitan los desahucios ha despertado serias dudas entre los juristas más autorizados”.

Según la opinión de Francisco Javier Orduña, ex magistrado del Tribunal Supremo y catedrático de Derecho Civil, la continuación de las ejecuciones hipotecarias que ha decidido el Alto Tribunal “es contraria o no ajustada”  a la Directiva 93/13 sobre cláusulas abusivas. Para él es determinante la posición del afectado (consumidor).

Esta tesis está apoyada por la Guía de la Comisión Europea sobre la Directiva 93/13 y la sentencia del TJUE.

Para Francisco Javier Orduña “hay motivos suficientes para que se plantee la pertinente cuestión prejudicial al TJUE”. Sin ir más lejos, España ha recibido una treintena del centenar de sentencias del TJUE sobre cláusulas abusivas.

Quienes han demostrado discrepancia frente a la doctrina del Tribunal Supremo han dejado constancia, como las Audiencias Provinciales y algunos jueces.

El Magistrado José Manuel Marco Cos, presidente de la Sección Tercera de la Audiencia provincial de Castellón  argumentó lo siguiente con respecto a este tema:“en los casos de abusividad de la cláusula de vencimiento anticipado, la nulidad de ésta y la consiguiente inutilidad del proceso de ejecución hipotecaria no es sino la consecuencia de su carácter abusivo”. Por esto propuso que había que “declarar el sobreseimiento y archivo del procedimiento”.

Por todos estos problemas muchas personas se han manifestado, saliendo a las calles a exigir sus derechos, reclamando por las injusticias, ésta es una manera de visibilizar la realidad social.

La crisis del año 2008 también afectó a la Unión Europea, poniéndola contra las cuerdas, ya que se rompió la armonía económica y ésta había creado una unidad monetaria con piezas asimétricas y sin mecanismo de defensa y que estuvo a punto de llevarse por delante el proyecto de moneda única, qué tantas décadas costó construir.

Desde entonces la Unión Europea se ha rearmado con diversos mecanismos presupuestarios, bancarios y monetarios, pero sigue teniendo fisuras peligrosas.

Vivienda: generaciones de jóvenes españoles

Si hablamos de las generaciones de jóvenes españoles, el principal problema que enfrentan es el acceso a la vivienda. La piedra de tope es el precio de las viviendas. Muchas veces es inalcanzable para rentas regulares como las que registra cada mes la Agencia Tributaria, que comparadas con dos décadas atrás son rentas más modestas.

Desde la crisis de principio de siglo que se viene presentando este problema, debido al espectacular crecimiento de los precios de las viviendas en los núcleos urbanos, ha situado las valoraciones de los activos inmobiliarios, sobretodo los residenciales, a unos niveles  inalcanzables para rentas regulares.

Los determinantes de la crisis bancaria, en los primeros años de este siglo, que estuvo a punto de llevarse a España y su Estado por delante, han condicionado ya para siempre la concesión de crédito. La banca limita la concesión de créditos a colectivos muy solventes, por lo tanto, los jóvenes tienen muy pocas posibilidades de acceder a un crédito hipotecario.

El tema de la inmobiliaria es un sube y baja constante, a veces es más factible comprar y otras veces alquilar.

Son muchas las preguntas que podemos hacernos, ya que son muchas las variables que están en juego.

Les dejamos un enlace más abajo largo y explicativo sobre la vivienda social en la Unión Europea, donde podrán encontrar respuestas a las tantas preguntas que nos hacemos sobre el tema de la vivienda.


Enlaces utilizados en este artículo

https://elpais.com/economia/2019/11/17/actualidad/1574010343_669436.html

https://elpais.com/economia/2019/07/25/actualidad/1564047471_245773.html

https://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2117/18210/report1_LENIMAR_VIVIENDA+SOCIAL+EN+LA+UNI%D3N+EUROPEA.pdf;jsessionid=86DDF321293409ACB1611A9D3BEF12C8?sequence=1


Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

19 − 10 =